Metodo INVEDECOR

MÉTODO INVEDECOR ENRIQUECIDO POR LUIS BONILLA

A continuación exponemos los pasos para constituir el núcleo inicial (nodo) de la organización de base:

1. Proceso de comunicación respecto a la comunidad que tenemos y la comunidad que queremos. Este es el proceso de reconocernos como parte de una realidad problemática. Por lo general este proceso no ocupa más de tres sesiones de trabajo.

2. Reuniones de trabajo para consensuar el inicio de una experiencia organizativa de base. El consenso se certifica mediante un conjunto de acuerdos, referidos en su mayoría a las futuras reuniones de trabajo (cronograma, propósitos, alcances), el territorio comunitario de interés y el modelo de liderazgo social que se quiere impulsar (compartido, democrático). Es conveniente iniciar las reuniones de trabajo con una jornada de inventario de experiencias.

Se solicita la constitución de un equipo de voluntarios para divulgar la jornada y realizar los trámites necesarios para garantizar que esta actividad se efectúe en una sesión de trabajo.

ELECCIÓN DEL LUGAR

Promoción de la actividad en el perímetro del espacio comunitario de interés. El local más conveniente para realizar el inventario de experiencias es un lugar de fácil acceso y ubicado en un sitio equidistante al lugar de habitación de todos los potenciales participantes. Las escuelas, casas comunales, canchas deportivas, dispensarios, entre otros, suelen ser los espacios ideales para tal fin.

ELECCIÓN DEL HORARIO

El horario ideal es sabatino, entre seis u ocho horas de trabajo. Es conveniente motivar a aquellos que por diversas circunstancias no pueden asistir, pero están interesados, para que cooperen en la logística del evento, especialmente en lo que respecta a alimentación y refrigerios.

QUIÉNES PARTICIPAN

1. La jornada de inventario de experiencias debe iniciarse de manera puntual, aunque al comienzo no estén todos presentes. Este es un mensaje a todos y todas sobre la responsabilidad y el compromiso exigido, aunque se debe tener cuidado o evitar cualquier señalamiento en esta jornada. Este es el primer espacio de integración.

A esta jornada se incorpora una buena parte de los actores sociales interesados en llevar adelante una nueva experiencia organizativa de base. La idea es ir tejiendo los esfuerzos utilizando la imagen del sebucán (palo con cintas entretejiéndose sostenidas por múltiples manos).

En esta metódica los participantes socializan con el resto de participantes en el taller sus experiencias. Un secretario electo por todos, que puede ser rotativo, transcribe las síntesis de las intervenciones en un papel bond, el cual, al llenarse, es colocado en una de las paredes que encierran el sitio de la plenaria. Una a una se van colocando, de manera transparente y a la vista de todas las experiencias de los participantes. Se coloca en colores distintos lo que cada uno considera los aciertos.

Quien dirige la reunión es electo por los participantes en forma de discusión y toma de decisiones asamblearias. Una vez concluida la socialización de las experiencias individuales se organizan cinco mesas de trabajo, con igual número de participantes cada una (es recomendable facilitar la agrupación voluntaria), las cuales a partir de los contenidos del papel bond, inician los debates relacionados al aspecto que se le asigne. Estos aspectos están referidos a:

● Formas de entender lo que está pasando en la comunidad (investigación participativa)

● Educación en participación. Necesidades, problemas más frecuentes, potencialidades existentes entre los participantes.

● Necesidades de información detectadas. Aspectos que son necesarios comunicar a la comunidad. Es necesario sensibilizar a los participantes respecto al hecho de que es imposible avanzar en modelos transparentes y no manipulables de la participación, sino democratizamos la información disponible.

Pertinencia de las experiencias organizativas socializadas para el abordaje de cada realidad y problemática. Es importante avanzar en la comprensión de la importancia de las organizaciones de base flexibles y con alta capacidad de adaptación al entorno. Este debate permite trabajar el tema de la democracia participativa, la dirección colegiada y el modelo de gestión de pirámide invertida en plenarias, talleres o asambleas de ciudadanos. Para evitar que los individuos con mayor experiencia y mayores facilidades de expresión monopolicen la conducción de la experiencia de organización de base es conveniente determinar los liderazgos noveles o emergentes que sobresalen en la comunidad, para hacer descansar sobre ellos las designaciones centrales, apoyados eso si, por los más experimentados.

Selección de la forma organizativa más útil y pertinente para la comunidad.

Está mesa contextualiza las formas organizativas estudiadas respecto a la cultura local. Es muy importante sistematizar los debates. Luego de editados sus contenidos se deben socializar, porque allí suelen registrarse los saltos cualitativos de las comunidades, respecto a cuestión organizativa.

Una vez concluido el trabajo de las cinco mesas de trabajo es conveniente retirar los papeles bond y colocar en las paredes las síntesis de lo discutido y concluido en las mesas.

Con estas conclusiones se inicia la plenaria, que es el momento:

Selección del equipo promotor. Lo ideal es que éste sea de cinco personas, una por cada una de las mesas de trabajo, sin embargo, cada realidad y contexto son particulares:

● del consenso discursivo del equipo promotor

● de los acuerdos para impulsar una organización de base

● como lo que motiva es la resolución de problemas concretos que aquejan a todos y todas se establece una fecha para ampliar la convocatoria y comenzar a realizar el diagnóstico participativo. Es conveniente avanzar en la propuesta de discriminar entre:

(a) problemas de resolución comunitaria y, (b) problemas que demandan intervención de las autoridades locales mediante el modelo de presupuesto participativo. No se trata de mendigar sino de solucionar entre todos problemas. Una regla ideal para avanzar en modelos autogestionarios de organización y para derrotar cualquier forma de paternalismo lo constituye el abordar la solución comunitaria de un problema por cada problema que demande intervención gubernamental.

2. La organización de base debe mantener una constante atención respecto a temas como:

1) El encuentro entre iguales para el diagnóstico participativo de las fortalezas, potencialidades y dificultades que derivan de la realidad concreta 2) La jerarquización de los problemas

3) La pedagogía de superación del individualismo por soluciones colectivas. Una permanente tensión

4) El consenso sobre las prioridades de atención pasa por los acuerdos en los cuales todos forman parte de la solución.

5) La gestión compartida (instituciones-ciudadanos) de la solución.

6) La preocupación por los bienes comunes y la contraloría social.

DIFERENTES MOMENTOS DE LA ORGANIZACIÓN POPULAR DE BASE

El núcleo

Una vez que se constituye el núcleo fundamental de la organización de base, suele producirse una vigorización de las dinámicas asociativas. Éste es el momento de la efervescencia de la participación, que debe ser aprovechado al máximo, evitando que la gente motivada no encuentre que hacer y se desmovilice.

Ello demanda de los líderes comunitarios capacidad de delegación y de facultación a colectivos afines. Para no desdibujar el trabajo de la organización de base se sugiere canalizar las energías colectivas, estableciendo pequeños nodos, de quince a veinte personas con un pequeño espacio previamente acordado (calle, varias cuadras, un sector). Estas personas pueden organizarse alrededor de las siguientes áreas de trabajo:

a) Comisión de inventario de problemas, potencialidades necesidades básicas

b) Comisión de educación popular

c) Comisión de comunicación alternativa

d) Comisión de organización y logística

e) Comisión de seguimiento y evaluación permanente

Cada nodo gira alrededor del núcleo central que tiene como epicentro de trabajo la escuela, el dispensario u otro centro de atención comunitaria. Se recomienda que un delegado rotativo por cada nodo se reúna en plenaria quincenal con el núcleo. Estas plenarias pueden realizarse los sábados.

Plan de evaluación

En esas reuniones de trabajo se revisa, evalúa y actualiza el plan de trabajo de la organización de base. Le corresponde a una comisión de comunicación alternativa coordinada desde el núcleo elaborar una minuta de orientación semanal para cada nodo, que permita democratizar la información, socializar los aprendizajes significativos, así como el crecimiento equilibrado de toda la organización comunitaria.

Los puntos de encuentro (nodos)

Garantizar que la organización de base se mantenga activa y llegue a cada parte del territorio de interés común. Los nodos constituyen las formas embrionarias del poder popular y potencialmente podrían sustentar el trabajo de los consejos locales de planificación pública (presupuesto participativo), así como el ejercicio de la contraloría social desde las propias localidades. Es importante que los líderes de la organización de base no tengan una concepción jerárquica de los puntos de encuentro, sino de trabajo compartido, de urdiembre horizontal, para que todos y todas participen con sus máximas potencialidades.

Los nodos no sólo trabajan la agenda reivindicativa sino que promueven formas de economía popular y de reparto solidario de excedentes, constituyéndose en tejido social de nuevo tipo.

Plan de trabajo

Las agendas consensuadas y los acuerdos de intervención colectiva en territorios concretos. No existen posibilidades de trabajo compartido sin el establecimiento de agendas comunitarias consensuadas. Sin embargo, los consensos declarativos no garantizan el trabajo solidario en una sola dirección. Todo consenso implica alcanzar acuerdos que deben ser evaluados de manera permanente.

La transformación de la cotidianidad está asociada a la transformación de la totalidad En la medida que se califica la experiencia de las organizaciones de base surgen las agendas intersectoriales y la aspiración de una identidad comunitaria. Este es el momento de reconocimiento como parte de un todo. Las afinidades tienen unos alcances que en este trabajo asumimos como poligonales o zonas de trabajo comunitario. El interés de estos encuentros geoculturales no es otro que establecer sinergia para la solución de problemáticas comunes o asociadas. Es el momento del ejercicio de la nueva ciudadanía. Ese será el momento de desarrollo real de la Quinta República.

Cultura(s) comunitaria(s)

Cultura vendría a ser la red de significados, conocimientos, prácticas y símbolos, construidos socialmente de manera contingente en un momento histórico dado.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s